Blogia
ingenierosdelatierra

Programa parados

Programa de ayuda a los ingenieros de minas en paro

Este programa supone concentrarse, ante todo, en conseguir un empleo de la forma más inmediata. Es un despilfarro para la sociedad y un fraude para quien ha seguido un duro programa de estudios durante tantos años, que no encuentre un trabajo adecuado a su formación.

La mayor parte de los ingenieros de minas en paro son egresados recientes de la Universidad, a la búsqueda de su primer empleo. Esta situación proviene de la falta de suficientes enlaces entre las empresas y la Universidad, que faciliten la orientación adecuada respecto a las oportunidades de trabajo y lo que necesita el mercado.

Por ello, es importante establecer puntos de comunicación e información, sólidos y continuos, entre las empresas y las Escuelas Técnicas, que alcancen a los niveles individuales, es decir, a los alumnos. Desde el Colegio, la función ha de ser llevar a la Escuela la opinión de los profesionales activos, para que los profesores y, sobre todo, los alumnos, sepan dónde se encuentran los campos actuales y futuros de actividad y, por tanto, las oportunidades de negocio.

Esta retroalimentación continua ha de servir, también, para reorientar los planes de estudio. Pero, sobre todo, para intensificar la cualificación en aquellas áreas que tengan mayor demanda real o potencial. La capacidad de los estudiantes de ingeniería está suficientemente acreditada, y lo que cabe hacer, es canalizar esas ganas, ese impulso.

En el caso de los ingenieros de minas en paro que han perdido su empleo, la cuestión tiene otros matices, pues se relaciona con la posible reorientación de su especialidad. Aunque también debe considerarse el apoyo, con los contactos precisos, para que su situación sea conocida por quien puede necesitar de su experiencia y volver a emplearlo. El Colegio cumple aquí, asímismo, una función de enlace, de conocimiento permanente de la realidad empresarial y de las oportunidades que puedan ofrecer las administraciones públicas, que tiene que transmitir a los colegiados.

La creación de Bolsas de empleo para acudir a entrevistas empresariales, la difusión de las ofertas de empleo, la atención personalizada a las demandas, la promoción de cursos y cursillos de orientación, o la preparación de los programas para quienes deseen presentarse a plazas de las administraciones, son solo algunos de los aspectos que deberán considerarse en la realización de este Programa.

Pero su elemento sustancial es la trasparencia, la igualdad de oportunidades, la rápida difusión de las demandas entre los potencialmente interesados, con un registro de las actuaciones que garantice su equidad, y que sirva de orientación para el futuro, señalando las debilidades y fortalezas de nuestra carrera ante el siempre cambiante escenario laboral.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres