Blogia

ingenierosdelatierra

Programa de mejora de la competitividad

Se trata de una actuación que debe coordinarse con el Consejo Superior de Colegios de Ingenieros de Minas -y con los restantes Colegios-, pero en el que, dada la especial concentración de compañeros en el Colegio de Centro, y la ubicación de las sedes del Consejo y del Colegio en Madrid, en donde viven tantos colegas, creemos que estamos en buena posición para lanzar unas líneas generales.

a) Los campos de actuación específica de los ingenieros de minas deben ser delimitados y defendidos. Nuestra formación capacita, y no solo teóricamente, para trabajar con ventaja respecto a otras profesiones en algunos sectores de la economía y de la industria. Parece que la competencia en la minería estaría reconocida, y no solo legalmente, por el propio nombre de nuestra carrera. Pero la denominación profesional no puede ser motivo de confusión ni de errónea delimitación de capacidades.

Los ingenieros de minas nos hemos formado para poder hacer bien muchas cosas, y tenemos que difundir claramente ese mensaje a la sociedad, a los potenciales empleadores, a los demás agentes sociales y, también, y no en último lugar, a las administraciones públicas.

b) La formación con una base generalista de todos los ingenieros, y de los ingenieros de minas, en particular, exige la clarificación de las áreas de competencia profesional en donde pueden actuar estos profesionales, con claridad de posiciones respecto a las demás ingenierías, incluídas las ingenierías técnicas -a partir de 2010, seguramente, en un escenario de especial confusión-.

Los ingenieros, por nuestra insuficiente formación -injustificable ya hoy - en economía y derecho, y nuestro retraimiento tradicional de la participación política, hemos perdido proyección social. Los ingenieros de minas, en particular, vinculados a dos sectores que cayeron en crisis -el carbón y el acero- no hemos sabido plenamente hacer valer nuestra capacidad y presencia en otros sectores boyantes en los que también estábamos situados y que servían, sirvieron y sirven, de motores para el desarrollo y el bienestar.

Los ingenieros de minas estamos dominando profesionalmente los campos de la energía, incluídas las energías llamadas alternativas, la prospección, gestión  e investigación de aguas, y no solamente las aguas minerales y las subterráneas (pero, por supuesto, preferentemente), además de la prospección geofísica, la construcción civil cuando implica obras de tunelación, y otros muchos subsectores en donde nuestra cualificación y dedicación ha encontrado acomodo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Comunicado desde la Comisión Electoral (Pepa Martínez)

No sabemos, en realidad, quién o quienes componen la Comisión Electoral de este proceso para renovación de la Junta del Colegio en el que nos hemos postulado.

Desde el correo de "Pepa Martínez" , se ha enviado -al menos, a uno de los candidatos que suscribimos este blog- el siguiente mensaje, a las 18 horas:

"En Madrid, a 5 de diciembre de 2008.

Estimados Sres.

En relación a las elecciones para la renovación de cargos de la Junta de Gobierno que se celebrarán el próximo 11 de diciembre de 2008, por medio de la presente le informamos de que el próximo martes, día 9 de diciembre de 2008, a las 11:00 horas de su mañana, la Comisión Electoral va a proceder a iniciar el recuento de votos recibidos por correo así como los entregados físicamente en la Secretaría del Colegio, aunque como sabe se podrán seguir recibiendo votos en esa modalidad hasta las 13:00 horas de ese mismo día. Todo ello tendrá lugar en la sede del Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Centro de España, sita en calle Santa Engracia nº 141, piso 5º 1, de Madrid. Como candidato, si lo desea puede Ud. asistir a los mismos, así como delegar por escrito su asistencia en cualquier otro colegiado, sea o no candidato.

Sin otro particular, reciba un cordial saludo,

LA COMISIÓN ELECTORAL"

Resulta inaudita esa forma de comunicación a los candidatos, y revela el oscurantismo con el que pretende actuar la Junta Electoral, la componga quien la componga. Se envía una nota un viernes, a última hora, antes de tres días de fiesta, y sabiendo que habrá candidatos que no puedan abrir ese correo hasta el mismo martes, y que no podrán acudir a la convocatoria, pues tendrán ya comprometido ese horario.

Pero, además, quien haya escrito la Nota no cuida mucho la gramática ni tiene claro lo que desea comunicar.

Sin intención de sacarle punta al correo, si se trata de encontrar la concordancia gramatical a la expresión de  "asistir a los mismos", buscando antecedentes en su frase anterior, el plural puede referirse, exclusivamente a: a) los votos; b) los ingenieros de minas.

No nos imaginamos cómo podemos asistir a los votos.

Entenderíamos que se nos pida la asistencia a esa ceremonia singular de identificación de la validez de los sobres remitidos por correo o presentados físicamente antes de las 13 horas del 9 de diciembre, pero que se nos invite a "su recuento" ese día.

No puede hacerse tal recuento, porque los sobres blancos no pueden abrirse hasta el día 11 de noviembre, día de las elecciones.

Pero, en fin, problemas gramaticales aparte, advertimos que quienes no puedan ir a votar el mismo día 11, se apresuren a entregar su voto a los candidatos, para que lo presenten ellos personalmente antes del día 9.

No podemos exponernos a que haya votos que resulten baldíos, por llegar después de cerrado el singular período para votar por correo.

Programa de apoyo a los colegiados en ejercicio libre de la profesión

Los colegiados que están ejerciendo la profesión de ingeniero de minas como autónomos, es decir, quienes se encuentran en el llamado ejercicio libre de la profesión, merecen una atención especial desde el Colegio.

Su dependencia de la consecución de contratos y trabajos para mantener la actividad que les sirve de fuente de ingresos, y las dificultades de la situación económica así como la competencia con otras ingenierías, tanto de las consideradas hasta ahora como "superiores" como de las de grado medio o técnicas, obliga a un análisis específico de la situación y de las vías para ayudar a este importante colectivo a llevar a cumplir lo mejor posible sus objetivos.

El apoyo a los colegiados en el ejercicio libre ha de significarse en varios frentes:

a) La defensa de aquellas áreas en las que los ingenieros de minas, por tener cualificaciones profesionales específicas, reconocidas en ciertos casos por leyes y reglamentos, gozan de exclusividad.

b) La potenciación y mejora de las actitudes en aquellas otras áreas que, aunque no sean específicas, responden a áreas en las que los ingenieros de minas tenemos excelente cualificación y experiencia profesional genérica o específica

c) La persecución de la competencia desleal

d) El apoyo técnico y, sobre todo, jurídico, en el cada vez más complejo mundo de los reglamentos y leyes de susceptible aplicación.

e) Facilitar la conexión entre profesionales y empresas, creando los foros adecuados

f) Controlando, en el sentido de potenciar, la cualificación del peritaje de parte y jurídico, así como la confección de dictámenes profesionales

g) Difundiendo las posibilidades de consultoría en las organizaciones multilaterales, especialmente de aquellas en las que España participa como esponsor.

 

La Festividad de Santa Barbara y la campaña electoral

Hoy, día 4 de diciembre, los ingenieros de minas -junto a otras profesiones de tradición minera- conmemoramos a nuestra Patrona. Como es habitual, se celebró una misa en la capilla-salón de actos de la Escuela por los compañeros fallecidos. Muchos de los mejores ya se han ido.

Pero quedamos muchos, y algunos con ganas de hacer las cosas lo mejor posible. En el cóctel de confraternizacion que se llevó a cabo en el patio central del edificio de Ríos Rosas, un magnífico aperitivo -servido con excelentes viandas y encomiable paciencia- reunió a cientos de compañeros, bastantes de ellos acompañados por sus parejas. Había muchas canas, pero también, algunos jóvenes.

Estaban en la reunión, el candidato a decano de la opción de cambio, Angel Cámara y dos de sus compañeros de candidatura -Angel Arias y Carlos Macías, que se presentan como vocales- y el candidato saliente, Luis Cillanueva, así como su apoyo más enfervecido, José María Sánchez. 

Había ambiente de renovación, dentro de la tranquilidad que debe imperar en toda contienda colegial. No hay nada que perder, ¿verdad?. Y, si gana la candidatura de Angel Cámara, el colectivo tiene mucho que ganar, en sosiego, en dedicación y trabajo por el colectivo, en pérdida de incómodos personalismos. En proyección pública.

 

Feliz Santa Bárbara, Luis Cillanueva

El decano en funciones del Colegio de Ingenieros de Minas del Centro de España, Luis Cillanueva, ha enviado hoy, día 4 de diciembre de 2008, un mensaje telefónico a todos los colegiados del distrito con este texto: "Luis Cillanueva, decano-presidente os desea Feliz Santa Bárbara". Lo ha hecho desde el correo del Coimce, número del Colegio de Centro.

Desde aquí, de forma mucho más modesta, y utilizando esta blog gratuita, le deseamos a Luis Cillanueva, decano en funciones, candidato a decano-Presidente en competencia con la candidatura que defendemos, la de Angel Cámara, Feliz Santa Bárbara.

Por si le hace falta.

 

Ruidos en la campaña electoral

Algunos compañeros, no todos, pero sí por lo que tenemos oído, bastantes, han recibido una carta con unos versos ripiados que firma un tal Andrés Limón que oculta el nombre de alguien que parece conocer bien, sin que se atreva sin embargo a dar la cara, algunas cuestiones lacerantes que involucrarían a miembros de la actual Junta Directiva.

Pues bien, por este medio, como también lo hemos comunicado por correo electrónico, nos manifestamos completamente al margen de estos ripios, y de su contenido.

En primer lugar, porque queremos basar nuestra campaña en la claridad y en la verdad probada. Queremos ganar por nuestro programa, no por la descalificación con base en conjeturas o en libelos.

En segundo lugar, desaprobamos que, amparándose en el anonimato, se denuncien hechos o circunstancias de las que no se aportan pruebas, porque tal actuación desacredita, no a quienes se dirige el libelo, sino a toda la profesión. Y estamos, justamente, en dirección contraria.

Nos ratificamos, y lo decimos porque hemos sufrido en nuestras carnes el dolor de haber visto cómo se nos expedientaba como consecuencia de las supuestas difamaciones en la anterior campaña, en que queremos una campaña limpia, sin denuncias, sin descalificaciones viscerales, sin empujar.

Porque vamos a ganar con limpieza, por una amplia mayoría. Una mayoría clara, contundente, definitiva.

Después, haremos lo que corresponda. Por la verdad, por la claridad que todos merecemos, por la deontología de nuestro colectivo.

No nos consta de forma fehaciente que ningún miembro de la actual Junta dirctiva del Colegio haya utilizado en provecho propio su cargo representativo. Pero tened la seguridad, compañeros que nos habéis confiado vuestro voto y que nos vayáis a votar, que, sin ningún ánimo de revancha, que no tenemos, brindaremos luz y taquígrafos para que todos nos sintamos cómodos en este Colegio que, al fin y al cabo, costeamos entre todos.

En un Colegio así, cabemos todos los que tengamos ganas de trabajar y lo queramos hacer de forma desprendida y leal.

Programa de actividades sociales

Las actividades sociales son una parte importante de los elementos que sirven para aglutinar un colectivo, pero no pueden convertirse en el elemento fundamental de la actuación de un Colegio Profesional. No han sido creados legalmente para eso, y no tiene sentido alguno que el dinero de las tasas y cuotas se dedique en forma importante a faustos y festejos de los que, por su propia naturaleza, no van a participar todos.

El empleo de los fondos colegiales tiene que tener prioridades claras, y ha de conocerse con exactitud y transparencia el origen y el destino de los ingresos.

La festividad de Santa Bárbara, patrona de la ingeniería de Minas, es, tradicionalmente, una ocasión para reunir a los compañeros y sus parejas. Pero hay modos y modos.

Los actos de la festividad han de ser programados con especial cuidado, para permitir esa interrelación entre colegiados y, también, la proyección pública de lo que se está haciendo. El número de colegiados del Colegio de Centro no hace sencillo encontrar un local adecuado para reunir a más de quinientas y, seguramente, mil personas.

Lo que sí tenemos claro es que esos actos no han de servir para diferenciar, sino para unir. Es preferible un encuentro con los asistentes de pie, mientras toman una copa y unos pinchos, que sentados en una cena de gala. Es preferible un acto singular en un teatro, de un nivel musical o artístico excepcional, auspiciado exclusivamente por el Colegio, que adquirir unas pocas plazas en un espectáculo de programación regular.

En fin, el programa de actividades sociales ha de incluir visitas culturales o técnicas, pero dirigidas al interés de todo el colectivo. No es el colegio una agencia de viajes y, por ello, estas actividades han de ser complementarias de las demás.

Creemos que las actividades a desarrollar por el Colegio han de sufrir una importante transformación, y combinarse con la celebración de conferencias, charlas, reuniones formales e informales en la sede del propio Colegio, de la Escuela, de la Fundación Gómez Pardo o del Salón de Actos del Instituto de la Ingeniería: Hay que aprovechar las infraestructuras, muchas de ellas, con tan poco uso.

 

Programa de la Comisión de Formación

La decisión acerca de los contenidos docentes para la formación de los ingenieros de minas, como la de cualquier profesión homologada por un título estatal, corresponde al Consejo de Universidades, previos los informes de las Universidades, departamentos y cátedras, junto con la información preceptiva del Consejo de Coordinación Universitaria. Es decir, se remite, en última instancia, a la legislación y reglamentación públicas.

Pero los Colegios profesionales, por su relación con el mundo empresarial y laboral, por su contacto directo con la sociedad, sin los condicionandos de los docentes ni las servidumbres de los programas reglados, tienen mucho que decir sobre la formación de sus futuros colegiados. Y, desde luego y especialmente, también sobre la adaptación y preparación post-académica de los profesionales que se integran en ellos.

La formación profesional posterior a las Escuelas y Universidades Politécnicas tiene varias vertientes, pero las concretaremos en dos: a la de perfeccionamiento, ampliándolos y/o concretándolos, de algunas de las materias que se estudian en la carrera; y b) el facilitar una formación complementaria, en sectores o materias que no forman parte de los planes de estudios o que se estiman como necesarios o muy interesantes, desde el ejercicio profesional, para formar el bagaje propio de los grupos de colegiados que, fundadamente, la hayan reclamado.

La Comisión de Formación ha de dirigir su atención al desarrollo de los programas formativos, en coordinación con las Escuelas de Ingenieros de Minas, la organización de jornadas técnicas sobre las áreas profesionales (en colaboración con las empresas, el Consejo Superior, el Instituto de Ingeniería de España y otras instituticiones nacionales e internacionales), el formento y preparación de congresos y exposiciones, foros presenciales y virtuales, así como en la presentación de empresas y productos relacionados con la minería.

La formación post-grado del ingeniero de minas ha de ocupar atención especial, en la obtención de la excelencia y cualificación óptimas en temas de gestión y dirección de empresas, coordinación de equipos de trabajo multidisciplinares, expresión oral y escrita, conocimientos jurídicos y económicos actualizados, idiomas, informática, etc.

También aquí hay mucho por hacer. Hacen falta ilusión,ganas, ideas y... auténtica dedicación sin más preocupación que el trabajo bien hecho y la potenciación del colectivo.

 El objetivo conjunto no puede ser otro que éste: empleo y remuneración adecuados para todos los ingenieros de minas, con especial preocupación para orientar a quienes son, para la falta de información y contactos, la parte más débil de nuestro colectivo: los ingenieros más jóvenes y, también, aquellos que, por las vicisitudes de la economía, se han visto privados del trabajo que venían deseempeñando, cayendo circunstancialmente en una situación de paro, de la que tenemos que ayudarles a salir lo antes posible.

Programa de activación de las Comisiones de Trabajo

Las Comisiones de Trabajo de la actual Junta Directiva del Colegio de Centro son inoperantes o poco operativas.

Por supuesto que es difícil activar el trabajo desinteresado de colectivos en esta sociedad guiada por fines esencialmente particulares y hedonistas. Pero se puede conseguir, con apelación a la solidaridad, motivación surgida de la propia entrega, y buscando la cualificación de los miembros integrantes de las diferentes comisiones, con planes trazados con objetivos concretos.

Tomemos como ejemplo de actuaciones, a la Comisión de Ambiente. ¿Alguien sabe quiénes la forman, qué actividades realiza, en dónde participa, quién la dirige?

Debería ser una de las más activas, precisamente por el reconocimiento de la importante influencia que nuestra ingeniería tiene sobre el ambiente. La ingeniería de Minas actúa sobre el entorno con indudable impacto, pero este impacto tiene múltiples valoraciones y la mayor parte de ellas deberían de ser positivas.

Solamente desde la presentación seria y razonada a la sociedad de las causas de esas actuaciones ambientales, de sus efectos sobre la generación de riqueza, actividad económica y empleo para la zona, ha de entenderse la adecuada valoración de la minería, la producción eléctrica, las instalaciones de depuración de aguas, tratamiento de residuos, prospección geológica, metalurgia, etc. etc.

El trabajo de la Comisión de Ambiente del Colegio de Centro ha de servir de punto de encuentro a los profesionales que estamos trabajando en el sector, y, también, ha de significar la oportunidad de influir con informes, dictámenes, opiniones, en la valoración de nuestra actuación.

Nos proponemos reactivar, impulsar y dar sentido y contenidos a esta Comisión, recuperando la línea que se inició cuando Angel Arias era vocal de la Junta del Colegio, con informaciones públicas de sus actuaciones y la organización de foros y jornadas, colaborando en las que se celebren en la zona del Colegio de centro, y entroncando esas actividades con las que realice el Consejo Superior, otros Colegios de Ingenieros de Minas y las múltiples empresas e instituciones en donde los ingenieros de minas tenemos presencia.

Las papeletas de votación y su contenido

Con considerable tardanza, se están recibiendo en los domicilios de los que tienen derecho a voto en la Convocatoria para la renovación de la Junta directiva del Colegio de Ingenieros de Minas de Centro, los sobres para las votaciones, con los nombres de los candidatos y las indicaciones de voto.

El envío comprende, en realidad, hasta el momento, dos cartas, ambas firmadas por el decano saliente,candidato él mismo a las actuomales elecciones, Luis Cillanueva Delgado.

En la segunda se realizan algunas rectificaciones a la primera, por errores en las fechas, y número de los vocales presentados a las elecciones.

Pero las cuestiones fundamentales son, en realidad, dos:

1) Orden de los candidatos en las listas. La carta primera relaciona a los candidatos, según se decía, "por orden de antigüedad en el colegio", y, como supuesta consecuencia, figuraban en primer lugar los nombres de Luis Cillanueva y José María Sánchez, candidatos, respectivamente, a decano y tesorero, con prelación sobre los nombres de Angel Cámara y Rafael Monsalve, de la candidatura alternativa. Los nombres de Angel Arias y Carlos Escrivano figuraban, a su vez, como los últimos de la candidatura por Madrid.

En la modificación, ya que la primera justificación era de todo punto falsa, se ha preferido hacer referencia a que el orden adoptado lo ha sido, simple y llanamente, por pelotas, es decir, para que los candidatos alternativos figuren en último lugar. La frase elegida fue: "se han presentado las siguientes candidaturas relacionadas según se especifica"

2) Se ha generado más confusión, aún, sobre las papeletas de votación. En el envío por el que se convocaban las elecciones, solamente se hablaba de "papeleta de votación", poniendo énfasis en los sobres en los que deberían introducirse. Cuando los candidatos de esta candidatura recogimos los cien sobres que se nos dejó a nuestra disposición en el Colegio, no se nos entregó papeleta de votación alguna.

Sin embargo, ahora, se están remitiendo unas "papeletas de votación", con un texto impreso, en el que se está expresando la intención de voto a los candidatos elegidos (nombres que, por supuesto, están en blanco). Los votos recogidos por los candidatos -al menos, los de nuestra candidatura- no podían incluir ese texto, completamente desconocido.

Advertimos, pues: no toleraremos la anulación de ninguna papeleta por no llevar ese texto que ahora se está difundiendo.

Por una campaña clara y sin ocultas intenciones.

Programa de primeras actuaciones

¿Qué hacer, qué se puede hacer, en caso de que en las elecciones que están convocadas para renovación de diversos cargos de la Junta del Colegio de Ingenieros de Minas del Centro de España, diera como resultado el apoyo mayoritario por un cambio de decano?

En caso de que la candidatura de Angel Cámara como decano saliera elegida, algunas actuaciones resultan obligadas, si se quiere empezar una nueva etapa, sin lastres innecesarios, y precisamente porque se pretende que el camino a recorrer elimine las tensiones, las injustificables querellas y rencillas entre compañeros, y el aislamiento arrastrado por las actitudes personalistas.

Las resumimos a continuación, aunque las iremos glosando y detallando a lo largo de la campaña:

1) Petición de dimisión a todos los miembros de la Junta no elegidos democráticamente. No queremos provocar una crisis, pero la realidad es que una buena parte de los actuales miembros de la Junta han sido elegidos digitalmente para cubrir las vacantes de otros miembros dimisionarios. Puede, por ello, hacerse imprescindible convocar unas nuevas elecciones, porque deseamos que la nueva etapa, cuente con el apoyo y participación mayoritaria de los compañeros

2) Encargo de una auditoría interna, completamente neutral y con la deseable cualificación profesional, que clarifique los ingresos y gastos de los dos últimos períodos. El cambio de Junta ha de empezar con una situación perfectamente definida. No buscamos culpables, sino la garantía de que lo que construyamos entre todos tenga bases sólidas. Tampoco pretendemos poner patas arriba lo actuado hasta ahora, que tiene, por supuesto, muchos elementos positivos. Queremos claridad para avanzar.

3) Convocatoria de una Asamblea General extraordinaria, para rectificar de los Estatutos del Colegio de Centro aquellos artículos que están limitando, en lugar de potenciarlo, la participación activa del colectivo, y que han exagerado, impropiamente, la figura del decano, propiciando el aislamiento del Colegio de Centro respecto a otros Colegios y el Consejo Superior.

Entre otras medidas, que revisaremos con calma, y comunicaremos de forma razonada a los compañeros,  se pretende revisar las condiciones para la presentación como candidato a decano, porque nos parece preferible dar prioridad a los años de experiencia y al prestigio profesional, eliminando por lo demás la cláusula que permite la prolongación en la función de decano por más de dos candidaturas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Programa de cooperación con otras Instituciones de la ingeniería

Aunque el marco global y las directrices generales de actuación deben ser fijadas y coordinadas desde el Consejo Superior, entendemos que la singular ubicación del Colegio de Centro, con sede en Madrid, propicia que muchos de los representantes de los ingenieros de minas en las instituciones de la ingeniería estén domiciliados en la capital y, por tanto, sean, en general, colegiados de este Colegio.

Es necesario, por tanto, aprovechar adecuadamente estas oportunidades de proyectar la imagen del ingeniero de minas entre las otras ingenierías como la de un profesional cooperativo, consciente del momento especial por el que se atraviesa en el panorama tecnológico y, al tiempo que se traslada a los Colegios y Asociaciones de otras ramas de la ingeniería la firme voluntad de defender nuestras especialidades y peculiaridades, se transmita una voluntad de entendimiento y cooperación hacia los problemas comunes.

Porque en este momento es más lo que une que lo que separa a las ingenierías. Lejos ya los tiempos en que la definición de las áreas de trabajo, sobre todo en el sector público, estaban definidas más para defender viejas prebendas y cotos cerrados, hoy de lo que se trata es de conseguir que las especializaciones de las diferentes ramas sean verdaderas, y que las enseñanzas impartidas en las Politécnicas y Escuelas se correspondan con los títulos y sus cometidos profesionales.

El Instituto de la Ingeniería de España, con sus diferentes comisiones y actos públicos, es un instrumento muy atractivo para proyectar una imagen nueva de la ingeniería hacia la sociedad y para activar el debate interno entre las ingenierías y sus campos de trabajo.

Hay mucho por hacer, sin duda, y solo desde la información, la flexibilidad, pero también con conocimiento de los objetivos, se podrá avanzar. La Junta directiva del Colegio de Centro, como la de los demás Colegios de ingenieros de minas de España no puede permanecer al margen de este espíritu. Más aún, ha de ayudar a crear opinión de manera distinguida, por la facilidad de acceso a la Administración y a los lugares de debate en donde se ventilen estos cometidos y se limiten las repsonsabilidades y campos de especialidad de los ingenieros de minas.

Todo ello reforzado con un Servicio Jurídico especializado, conocedor de los temas, defensivo del colegiado, de su deontología y de la calidad de su trabajo, concebido como una ayuda jurídica permanente al ingeniero ejerciente, actuando con carácter más preventivo que paliativo, y atento y actualizado ante la multiplicidad de problemas que se plantean, en un entorno cada vez más exigente, en todos los campos jurídicos, ya sean mercantiles, administrativos, ambientales, civiles, y atendiendo incluso a la orientación ante la variación de los tipos penales en sectores como los delitos económicos o ecológicos.

Programa de renovación del Boletín Informativo del Colegio

Un Boletín Informativo de un Colegio profesional ha de cumplir, ante todo, la función de informar a tiempo y con oportunidad de las cuestiones que interesan al colectivo. No necesariamente, en una época de dominio de la informática y las telecomunicaciones electrónicas, ha de adoptar la forma impresa.

Y, desde luego, en ningún caso debiera servir para autoalabanza y propaganda de ciertos aspectos, en especial, si parecen responder exclusivamente a la mayor gloria de personas.

El Boletín Informativo ha de dar cuenta de la actuación de todas y cada una de las Comisiones de Trabajo, con información suficiente, pero completa y veraz, de forma que facilite la labor de los colegiados en sus ámbitos profesionales, y anime a quienes aún no lo hayan hecho, a participar en ellos, aportando ideas y experiencas.

No hay porqué despilfarrar dineros colegiales en un Boletín con caros materiales y fotografías a todo color, si la misma información puede realizarse con una edición más modesta, facilitando así, además, la impresión y la difusión. El Boletín debe dar preferencia a las opiniones de los colegiados, en los más variados temas, tanto personales, sociales, como técnicos.

No ha de ser una revista técnica, desde luego, pero sí debe mantener una altura literaria y proporcionar una información de calidad, pues es también parte de la imagen que proporciona a terceros nuestro colectivo.

El Boletín no habrá de incluir informaciones de las que puede disponerse por medios periodísticos normales, y tampoco ocuparse con aquellos datos de frágil vigencia y que solo pueden interesar a muy pocos. Ha de servir, por el contrario, a la transparencia de la gestión de la Junta y a la motivación y sintonía con las inquietudes de los colegiados.

Currícula de los candidatos

Candidato a decano: Angel Cámara Rascón.

Dr. Ingeniero de Minas, Catedrático de la EscuelaTécnica Superior de Ingenieros de Minas de Madrid.

La actividad docente obliga a la generación sistemática de publicaciones y trabajos de investigación que no parece oportuno enumerar en este lugar.

Centrándonos en el ámbito profesional, aunque no hay ejercicio profesional más satisfactorio, exigente ni enriquecedor que la formación de las nuevas generaciones de ingenieros de minas, durante la mis estudios de la carrera dedicaba las vacaciones a trabajar en las minas de plomo de la Compañía La Cruz en Linares.

Esa vocación minera me ha acompañado durante toda mi vida profesional y, fruto de ello, ha sido una concreta especialización en seguridad minera con la impartición de multitud de cursos y la coautoría de un texto titulado "Directores Facultativos: Competencias y Atribuciones".

Disfrutando de una beca de investigación de postgrado y la correspondiente autorización de estudios en Brest (Francia), realicé un trabajo sobre Nódulos Polimetálicos desde la prospección hasta la metalurgia.

El devenir profesional me centró en las áreas energética y medioambiental, donde tengo gran cantidad de publicaciones y asumí la impartición de postgrados y doctorados en diversos países. En especial he dedicado una mayor atención al carbón energético y sus efectos medioambientales.

Pertenezco a varios grupos y organizaciones profesionales, tales como: Vocal de los grupos de trabajo de AENOR sobre corrosión y pilas de combustible; miembro de la Junta Directiva del Club Español del Medio Ambiente, de la Plataforma Tecnológica del CO2, de la Asociación Española del Hidrógeno, etc.

Dentro de la vida colegial he sido vocal de la Junta del Consejo Superior de Colegios y vocal de la Junta de Gobierno del Colegio de Centro hasta que las desavenencias con la actual Junta forzaron  mi dimisión.

 

Candidato a vocal por Madrid: Angel Manuel Arias Fernández

Dr. Ingeniero de Minas, Licenciado en Derecho (abogado en ejercicio)

He tenido diversos puestos y cometidos, tanto en la empresa privada como en la enseñanza e, incluso, en funciones públicas.

Inicialmente trabajé para Ensidesa (hoy Arcelor), en los departamentos de Investigación Operativa y Metalurgia. Después, estuve cinco años viviendo en Alemania, como gerente de Infisa GmbH, especializada en la compra-venta de productos siderúrgicos.

Fui profesor de Proyectos, Descriptiva y Algebra Lineal en la ETSMO y de Economía de Empresa y Organización de la Producción en la Facultad de Económicas de Oviedo. Impartí algunas enseñanzas de doctorado y numerosos cursos y cursillos de formación ambiental y técnica.

Fui director de Desarrollo regional en la Sociedad de promoción de Asturias, y Director del Centro de CAD-CAM-CAE de Adamicro en Llanera, así como Presidente Ejecutivo de Ingeniería y Diseño.

Trabajé como director gerente del servicio de aguas y depuración de Vigo y fui director general de Seragua y director de actividad agua en FCC, durante varios años. Después, asumí la dirección de Estudios y Desarrollo en Proactiva, tras un período como Director de Desarrollo Internacional en FCC-Dragados Internacional.

Fui vocal de la Junta del Colegio de Ingenieros de Minas del Noroeste, en donde continúo como editorialista de Entiba, de la que soy cofundador e impulsor. Fui también vocal de la Junta del Colegio de Minas de Centro, y responsable de la Comisión de Ambiente, hasta que dimití por discrepancias insalvables con la Junta de Luis Cillanueva.

Soy vocal de la Junta directiva del Club Español de Medio Ambiente (de la que fui su director gerente), vicepresidente del Comité de Ingeniería y desarrollo sostenible del Instituto de la Ingeniería de España, y miembro del Consejo Editorial de Tecnoambiente. Pertenezco a varias asociaciones profesionales nacionales e internacionales.

Soy consultor del Banco Mundial y de varias empresas privadas. Como abogado ejerciente, tengo un bufete, defendiendo en juicio y fuera de él la justicia y el derecho, estando especializado en derecho ambiental, mercantil y administrativo.

Tengo dos blogs personales: http://amarias.blogia.com y http://alsocaire.blogia.com

He ganado dos veces el Concurso de Escritores ingenieros de Minas (una vez, el primer premio; y, en la última convocatoria, el segundo)

Programa de motivación y creación de actividades para ingenieros jubilados y prejubilados

La sociedad española está dando, desde hace ya décadas, mayores oportundidades a los jóvenes, en detrimento del empleo de la experiencia de los mayores. Este desplazamiento ha afectado, también, a los ingenieros de minas.

Son muchos los compañeros que, bastante antes de llegar a la edad teórica de jubilación, se han visto con sus bagajes profesionales en casa. Provenientes fundamentalmente de la reconversión del carbón o la siderurgia, no son exclusivamente, sin embargo, estos sectores, los que alimentan el paro forzoso de nuestros colegas que se ven abocados a ocupar su tiempo libre con actividades muy distintas a las que llenaron su vida hasta entonces.

Por otra parte, el paso inexorable de la edad y la relativa falta de vocaciones mineras -mal orientadas, o mejor, desorientadas las posibles inquietudes por una falsa creencia de que la carrera de ingeniero de minas tiene pocas salidas profesionales- está haciendo envejecer a pasos rápidos nuestro colectivo.

Nos parece bien organizar viajes y excursiones para que nuestros compañeros de la tercera edad y más jóvenes tengan oportunidad de disfrutar de sus años dorados. Pero también nos parece imprescindible, por ellos mismos y por nosotros y por la sociedad a la que pertenecemos, que sigan siendo eficaces en la comunicación y empleo de sus conocimientos.

Son muchos los modos, que hay que profundizar entre todos. Desde la ayuda al tercer mundo, con información, consejos, proyectos y la permanencia ocasional en los países en desarrollo, hasta la cooperación con ongs, organismos caritativos, enseñanzas profesionales a colectivos marginados, a inmigrantes, a discapacitados.

Se pueden y deben dar conferencias, participar en foros, crear oportunidades de encuentro entre los que están activos profesionalmente y los que se han visto obligados a la inactividad de lo que sabían bien, porque les han desplazado u obligado un buen día a abandonar las oficinas o los despachos.

El Colegio de Centro anunció la creación de la Comisión de Jubilados en el boletín Informativo/Hoja parroquial de junio 2008. ¿Qué se hizo con ella y en ella? ¿Dónde fueron a parar esos propósitos?

Démos transparencia, contenidos y continuidad a las acciones que emprendemos. Si no es así, si no fuera así, dejaríamos, como se está dejando, poblado de hitos estériles el camino, alfombrado de própósitos que no hemos sabido llevar a fin alguno, perdidos en el maremágnum de los deseos fallidos, de las promesas incumplidas.

Programa de análisis de las opiniones del colectivo y su eventual difusión pública

Los ingenieros de minas, en tanto que profesionales cualificados que ocupan muy variados sectores de la actividad empresarial y de las administraciones públicas, tienen opiniones y experiencias relevantes para mejorar la sociedad. Y tienen el derecho y la obligación moral de comunicarlas, de participar en los foros de opinión, de hacer contrastar esas ideas y propuestas con el resto de los agentes y componentes sociales.

Desde el Colegio de Centro, hasta ahora, esa intervención pública ha sido escasa, errática y canalizada de forma prácticamente exclusiva por la vía de su decano. Pero no se trata exclusivamente de mostrar interés en salir en las fotos, sino de proporcionar opiniones fundamentadas que sirvan de referencia para mejorar el aprecio profesional de los ingenieros de minas y, desde luego, de conseguir que esas ideas, cuando sean expresadas, sean entendidas -si se ahcen desde los órganos colegiales- como opiniones del colectivo y no ideas individuales, más o menos improvisadas.

De las opiniones que llevamos recogidas para refuerzo de nuestra candidatura, han surgido algunas directrices que aparecen como muy prometedoras:

a) La revisión del concepto de Consejo Asesor del Colegio, convirtiéndolo, de verdad, en un elemento que ayude a definir las líneas maestras de actuación que redunden potencialmente en la mejora del colectivo. Esto obligará a reunirse, de forma reglada, cuatro veces al año -al menos- y plantear en él las cuestiones centrales que preocupan a la profesión. No se debe tratar únicamente de incorporar a él a los colegiados senior, sino también, escuchar la voz de los colegiados más jóvenes. De ese contraste de pareceres es de donde han de surgir las líneas maestras para el medio plazo.

b) La importancia de tener una presencia en todos los foros en donde se debatan, de manera seria y constructiva, las cuestiones sobre el futuro de la ingeniería. Como es bien sabido, nuestro modelo actual de "ingeniería superior" se basa en el esquema francés -ingenierías de ciclo largo- en tanto que las directrices de Bolonia han implementado el esquema inglés, con bajo nivel inicial y progresivas incorporaciones de enseñanzas y créditos. Muy importantes consecuencias ha de tener este cambio para todos los órdenes profesionales, y el debate ha de ser completo y consistente. Afecta al prestigio de los ingenieros en la función pública, a la proyección internacional, a la cualificación profesional, al empleo y su calidad, en definitiva.

No podemos quedarnos cruzados de brazos, a verlas venir. Es urgente salir a palestra, defendiendo, con contundencia, el modelo de ingeniería de minas que estimamos más conveniente para la sociedad, y por qué. La formación complementaria del actual ingeniero de minas -en temas como economía y derecho-, así como la revisión de aquellos aspectos formativos que hayan quedado obsoletos o exijan un acomodo al nuevo mercado laboral y técnico, son cuestiones que deben ser tratadas por todos, con la información por delante.

Programa de ayuda a los ingenieros de minas en paro

Este programa supone concentrarse, ante todo, en conseguir un empleo de la forma más inmediata. Es un despilfarro para la sociedad y un fraude para quien ha seguido un duro programa de estudios durante tantos años, que no encuentre un trabajo adecuado a su formación.

La mayor parte de los ingenieros de minas en paro son egresados recientes de la Universidad, a la búsqueda de su primer empleo. Esta situación proviene de la falta de suficientes enlaces entre las empresas y la Universidad, que faciliten la orientación adecuada respecto a las oportunidades de trabajo y lo que necesita el mercado.

Por ello, es importante establecer puntos de comunicación e información, sólidos y continuos, entre las empresas y las Escuelas Técnicas, que alcancen a los niveles individuales, es decir, a los alumnos. Desde el Colegio, la función ha de ser llevar a la Escuela la opinión de los profesionales activos, para que los profesores y, sobre todo, los alumnos, sepan dónde se encuentran los campos actuales y futuros de actividad y, por tanto, las oportunidades de negocio.

Esta retroalimentación continua ha de servir, también, para reorientar los planes de estudio. Pero, sobre todo, para intensificar la cualificación en aquellas áreas que tengan mayor demanda real o potencial. La capacidad de los estudiantes de ingeniería está suficientemente acreditada, y lo que cabe hacer, es canalizar esas ganas, ese impulso.

En el caso de los ingenieros de minas en paro que han perdido su empleo, la cuestión tiene otros matices, pues se relaciona con la posible reorientación de su especialidad. Aunque también debe considerarse el apoyo, con los contactos precisos, para que su situación sea conocida por quien puede necesitar de su experiencia y volver a emplearlo. El Colegio cumple aquí, asímismo, una función de enlace, de conocimiento permanente de la realidad empresarial y de las oportunidades que puedan ofrecer las administraciones públicas, que tiene que transmitir a los colegiados.

La creación de Bolsas de empleo para acudir a entrevistas empresariales, la difusión de las ofertas de empleo, la atención personalizada a las demandas, la promoción de cursos y cursillos de orientación, o la preparación de los programas para quienes deseen presentarse a plazas de las administraciones, son solo algunos de los aspectos que deberán considerarse en la realización de este Programa.

Pero su elemento sustancial es la trasparencia, la igualdad de oportunidades, la rápida difusión de las demandas entre los potencialmente interesados, con un registro de las actuaciones que garantice su equidad, y que sirva de orientación para el futuro, señalando las debilidades y fortalezas de nuestra carrera ante el siempre cambiante escenario laboral.

Programa para mejorar la proyección de la imagen profesional del ingeniero de minas

Los ingenieros de minas somos una de las ingenierías civiles más antiguas de España, con un prestigio consolidado a través de los siglos. Nuestra versatilidad y formación nos ha capacitado para ocupar los más variados campos de actuación profesional. No solamente en la mina, ni en la energía, ni en la industria o en la geología. También en la gestión empresarial, en la construcción de túneles, en el cálculo estructural, en la investigación de nuevos materiales, en la depuración de aguas...

La mejora de la imagen profesional del ingeniero de minas, haciéndolo más conocido por la sociedad, es una necesidad imperiosa. Los Colegios territoriales deben colaborar activamente con el Consejo Superior en trasladar al exterior un mensaje sólido, coherente e inteligible de lo que significa ser ingeniero de minas y para qué servimos estos profesionales en la actualidad.

Reconocimiento de los títulos de enseñanza superior en la Unión Europea

Como ejemplo de las cuestiones que exigen una voz coherente de la ingeniería, recogemos aquí la siguiente noticia que, aunque no guarda plena conexión con el tema de los acuerdos de Bolonia, si que ilustra acerca de los vientos dominantes en Europa y que pueden dar al traste con algunos de los principios tradicionalmente más estimados de nuestro sistema educativo y de la competencia profesional basada en la cualificación académica :

Es sabido que la Directiva comunitaria 89/48 establece un sistema general para reconocimiento de los títulos de enseñanza superior que amparan estudios con una duración mínima de tres años.

Pues bien, la Comisión viene acogiendo denuncias relativas a la denegación, por parte de las autoridades españolas, de solicitudes de reconocimiento de los títulos o cualificaciones ingeniero obtenidas en Italia, en concreto, con la intención de ejercer en España la profesión de ingeniero de caminos, canales y puertos.

Los denunciantes son Ingenieros Técnicos en Construcciones Civiles con título expedido por la Universidad de Alicante. Por virtud de un Convenio Marco de Colaboración entre la Universidad de Alicante y la Università Politecnica delle Marche (Italia), esta Universidad homologó su título al de Ingeniero Civil italiano. Conseguido éste, realizaron un examen para ejercer la profesión en Italia y fueron habilitados para ejercer como ingenieros civiles en ese Estado.

Posteriormente, solicitaron al Ministerio de Fomento el reconocimiento del título italiano para ejercer en España como ingeniero de caminos, canales y puertos, lo que se les negó, con el argumento de que su formación había sido recibida exclusivamente en España y que, con esa cualificación, no podrían ser homologados sus títulos.

La Comisión presentó el recurso ante el Tribunal de Justicia contra España al considerar que se han incumplido las obligaciones que le incumben en virtud de la Directiva, basándose en que se ha vulnerado la misma, pues no se indica en ella que los interesados deban haber cursado sus estudios en un estado miembro determinado. Como segunda y más principal argumento, se indica por el TS que el sistema general de reconocimiento de títulos de enseñanza superior establecido por la Directiva está basado en la confianza recíproca que los Estados miembros tienen en las cualificaciones profesionales que otorgan y, por tanto, en la presunción de que las cualificaciones de un solicitante habilitado para ejercer una profesión regulada en un Estado miembro son suficientes para el ejercicio de esta misma profesión en los demás Estados miembros.

Las autoridades españolas argumentaron que la legislación española establece la distinción entre dos tipos de títulos: los «títulos oficiales », cuya validez está reconocida en todo el territorio nacional y que dan acceso a las profesiones reguladas, y los «títulos propios», que las diferentes universidades pueden establecer, pero que no dan acceso a las profesiones reguladas. Consideran así que la aplicación de la Directiva permitiría eludir esta distinción mediante un simple convenio privado entre dos universidades por el que una universidad de otro Estado miembro realizara el reconocimiento automático de títulos propios expedidos por la universidad española concertada.

De forma increíble, el Tribunal de Justicia rechazó la argumentación, amparando el mercado único profesional en la Unión y condena a las autoridades españolas a realizar la homologación que, en este caso, tiene además consecuencias al respecto de las pruebas de promoción interna a las que había concurrido uno de los demandantes, en competencia con ingenieros superiores.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Por una campaña electoral transparente

Para ganar las elecciones será necesario que hayan votado a nuestra candidatura más de 500 colegiados. No es fácil conseguirlos, desde luego, y por dos razones principales que son ajenas al Programa.

La razón principal la constituye la dificultad de toda candidatura alternativa a quien detenta el poder. Los medios de que dispone el Colegio son puestos al servicio del candidato o candidatos oficialistas, y se convierten en una ventaja insalvable para los demás.

Por otra parte, el desinterés por el resultado de las elecciones, en la idea equivocada de que un Colegio profesional sirve para muy poco, favorece el que haya una fuerte abstención, especialmente por parte de aquellos que deberían estar interesados en el cambio.

Hemos recogido los elementos que el Colegio ha puesto a nuestra disposición. a) Una lista con todos los colegiados, en la que figuran los nombres y direcciones, en papel. Se omiten las direcciones electrónicas de todos ellos. En la demarcación de Madrid, hay 1.273 colegiados. b) Cien sobres amarillos preimpresos con la indicación "Elecciones 11-12-08. Colegio de Ingenieros de Minas del Centro de España, Santa Engracia, 141-5º-º, 28003 Madrid" y cien sobres blancos.

Se nos ha dicho que a todos los candidatos se les ha dado el mismo material, los mismos datos y en la misma forma. Debe ser así, o en otro caso, unos estaríamos luchando con la espada de madera y otros con la navaja barbera.

Votemos por el cambio, compañeros.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres